Taberna Según Emma

Muy cerca del Restaurante Emma Cocina, Según Emma es una taberna bastante pequeña, muy bonita, junto al Mercado de San Miguel del Barrio de los Austrias. La antigua Taberna del Desahogo nos dejó como herencia la decoración: una barra de madera estilo Art Decó y el suelo de pizarra verde. Parece mentira que quepa tanta gente, es cómoda y agradable dadas sus dimensiones. Se está agusto, la barra, la luz indirecta, el ladrillo, las bancas de madera, el cristal, la puerta de hierro y las pocas sillas le dan bastante calor.


¿Por qué es el mejor bar del barrio?

Aunque no tengamos abuela a mí me lo parece. Por aquí caen todo tipo de personajes: los tenderos del mercado, artistas, políticos, gente del barrio y bastantes turistas. Es un bar que recuerda a los de antes, pero nada que ver. Aquí no hay mucho ruido y si hay música es agradable; se puede hablar entre vinos y tapas, buenísimas. En el bajo de un edificio del siglo XVIII, el Según Emma ya es parte del paisaje. Y hablan y hablan y vuelven a hablar, y al cargo de la barra está Agustín, todo corazón y amabilidad, con sus muchos amigos. El problema es que Agustín también habla, habla y no para de hablar….

Lo mejor es que se come estupendamente, bueno, barato y bonito. Cuando Emma Sánchez Cánovas abrió el bar, las ideas estaban muy claras: calidad, creatividad y buen precio. Andalucía por los cuatro costados, todo el mundo conoce su Salmorejo con jamón serrano ibérico de bellota y huevo duro y las carrilleras de cerdo. Lo más popular es lo aparentemente más sencillo, como son las papas al mojo picón, pero hay que probar con cosas nuevas, más divertidas: los rollitos de pollo al curry o el guacamole con tortitas de trigo. Por lo demás, yo no sé de donde traen los embutidos ibéricos de bellota y los quesos, no creo que nadie venda esas calidades por esos precios.

La carta de quesos, bastante variada, incluye algunos extranjeros: un buen gouda holandés; queso herreño de las Canarias (con confitura de frutas) y especialmente la torta de La Serena. Tienen una mojama, una ventrisca y una cecina extraordinarias. Todo es bueno, de pueblo, sin aditivos o conservantes, cosas buenas que sientan bien. Finalmente, para aligerar el estómago en Según Emma hay unas ensaladas estupendas. A mí me gusta la ensalada de canónigos, que tiene queso feta; manzanas; vinagreta, miel y mostaza.

Mucha gente viene a tomarse un cava y los sábados por la noche copas y licores muy económicos, en tamaños maxi. Aunque el licor que más le gusta a Agustín es el de café, tenemos orujos y licores de hierbas auténticos.

En esta casa el vino se cuida muy mucho. No somos enólogos, pero sí que nos hemos bebido varias decenas de miles de botellas. Para ser bueno un vino no tiene por qué ser caro, tenemos un poco de lo mejor en el panorama actual por su relación calidad precio: Los blancos, suaves y afrutados, algún catalán y algún gallego, Marqués de Alella y Alán; tintos clásicos de la Rioja y Ribera, como Melquior o Finca la Emperatriz y Finca Resalso; así como otros más o menos conocidos, buenos cavas y algún rosado. Lo mejor de nuestros vinos es el precio, en calidad no tenemos competencia.